Con el auspicio de :

Cuentos

El viento sopla moviendo los espesos nubarrones que surcan veloces el cielo que cubre el pequeño bosque. Velada la luz del sol en el cénit por la densa capa negra que se forma en lo alto, Hobart espera con gran expectación la tormenta que se aproxima.

Hay miedos que dan valentía; pero hay valentías que son por amor. Y esa noche, tras el murmullo de la nieve que se posaba sobre el pequeño valle, las siete mujeres y nueve niños, se agazaparon tras unos arbustos, escondiéndose de la luna que prometía peligro.

Son jóvenes, no desean ser vistos.  Caminan deprisa por las aceras escuetas de la zona asfaltada y siguen luego hacia los barrios por las calles de arena.  Una tarde, dos tardes remotas que ya se confunden.  Breves retazos de conversaciones, detalles aislados, murmullos.  Niños de piel tostada y